Encuestas bajo sospecha
por @DarioDavila
02 de junio de 2015

Monterrey, México. Nuevo León combina dos circunstancias. El desdén hacia las propuestas electorales y el descrédito de las encuestas cuchareadas según la intención de los medios que las publican. No es nuevo que los expertos en números hinchen sus cifras para activar el voto hacia determinados candidatos.

 En realidad los datos duros que arrojan las encuestas —aunque les sorprenda a muchos— no transmiten con fidelidad el comportamiento de los electores. ¿Cómo saber que la persona que responde una encuesta telefónica no está mintiendo en sus respuestas?, ¿Qué pasa cuando alguien se reserva su derecho a decir por quién votará?

Los gurús de los números tienen la responsabilidad de analizar estos datos para predecir como votarán los indecisos. Sin embargo, en Nuevo León la forma en que se cocina esta predicción basada en sondeos, está contaminada con intereses y acuerdos que no necesariamente beneficiarán a los votantes. 

Las encuestas son instrumentos poderosos y útiles, cuando el perfil de los candidatos y sus propuestas construyen democracia y ciudadanía. En Nuevo León no es así. Por eso es muy complicado anticipar cómo votarán miles de personas, que todavía no lo saben con seguridad.

 

(*) Darío Dávila es Director Editorial de la Revista Sexenio Nuevo León. Ha impartido la materia de periodismo digital en la Universidad Meridiano, filial del diario AM de Léon.  Ha dirigido la reingeniería y capacitación editorial en los periódicos, Vanguardia, Diario de Juárez, Diario de Yucatán, El Mundo, La Jornada de Zacatecas y El Mañana. Ha sido miembro del Centro de Periodismo Digital de la Universidad de Guadalajara donde ha impartido bajo el auspicio del ICFJ y la Embajada de Estados Unidos, el curso Cobertura Segura.