Alejandro Armenta, el apestado
por Paulo Yolatl
11 de abril de 2017
Alejandro Armenta Mier quiso jugar con fuego y salió quemado.
 
Está prácticamente fuera del PRI por apoyar a Andrés Manuel López Obrador y a su supuesto pacto nacional por la unidad de México.
 
Si se queda será un “apestado” más de la lista negra.
 
El diputado federal, representante del distrito de Tepeaca, como siempre quiso llamar la atención rumbo a las elecciones de 2018 y lo logró, aunque la respuesta no era la que esperaba.
 
Este marinista pensaba que al coquetear con el líder de MORENA, los líderes del Revolucionario Institucional aclamarían su permanencia en ese partido político.
Se imaginaba escuchar:
“Por favor Armenta, no te vayas”.
Pero no fue así, los priistas enfurecieron por ese acto al que consideran traición, pues estuvo en el estrado principal donde López Obrador y sus seguidores signaron el referido acuerdo.
 
A nivel local y nacional las reacciones se hicieron presentes, incluso el coordinador de los diputados federales del PRI César Camacho Quirós le exigió que retirara su firma de ese pacto, lo mismo hizo el dirigente estatal Jorge Estefan Chidiac.
 
Los presidentes municipales de la región de Tepeaca junto con el diputado local de ese distrito Sergio Salomón Céspedes Peregrina, tuvieron que convocar a una conferencia de prensa para deslindarse de Alejandro Armenta, quien a raíz de todo ello ha optado por no renunciar al PRI y esperar a que sea expulsado, pues mediáticamente le conviene hacerse la víctima.
 
EL AÚN PRIISTA Enrique Doger Guerrero -actual delegado en Puebla del IMSS- ya salió de su “sospechoso silencio” y lo hizo para defender al ex presidente municipal Eduardo Rivera Pérez, quien recientemente fue sancionado por haber causado un daño patrimonial de más de 12 millones de pesos al municipio capitalino.
Tanto que hasta pagó para que su mensaje tuviera un mayor alcance en Facebook, donde preguntó si era justo o no dejar a Eduardo Rivera fuera de las elecciones de 2018, pues fue inhabilitado para ocupar un cargo público durante los próximos doce años.
Era muy raro que el Doctor se mantuviera muy calladito, lo bueno es que ahora sí se irá despejando la duda sobre su futuro político, si renuncia al PRI donde no ha encontrado cabida o decide sumarse a Andrés Manuel López Obrador y a MORENA en busca de un nuevo hueso.
Hay que recordar que a Enrique Doger le han dicho muchas veces, incluso los propios líderes del PRI, que cuando sus deseos se convierten en obsesiones, siempre sale perdiendo.